JUAN LUIS FONT: El Mercenario de la Pluma.

images

“Como mató Juan Luis Font a Pavel Centeno”

Y lo que tenía que pasar… pasó!! No transcurrieron ni treinta días desde que publicamos nuestra edición anterior, y los órganos investigativos del país dieron el golpe que tendrían que haber dado hace muchos meses… cayó la corrupta red incrustada en el Banco de los Trabajadores BANTRAB.

Se dio cobertura noticiosa a los delirantes esquemas de lavado de dinero y apropiaciones ilícitas que los actuales directores de ese banco estaban realizando bajo las narices de toda Guatemala…y se dio muchísima cobertura a las extrañas circunstancias que rodearon la muerte del ex ministro de finanzas del gobierno del Partido Patriota, Pavel Centeno.

El día del golpe al BANTRAB; circunstancias que aún siguen sin ser esclarecidas y deben ser ventiladas ante el público guatemalteco.

Lo que no se dio a conocer, y hoy lo publicamos, es que el responsable de la muerte del licenciado Pavel Centeno, no es ni más ni menos que Juan Luis Font.

Inescrupulosa extorsión de JUAN LUIS FONT

No podemos sino imaginar el infierno que los últimos meses fueron para los directivos del BANTRAB, quienes necesitaban tomar anti diarreicos cada vez que se acercaba un jueves de CICIG. Eran sabedores de que su esquema de apropiaciones ilícitas estaba siendo investigados desde hacía muchos meses, y sabían que la justicia se acercaba a sus puertas cada vez a pasos más veloces.

Sin embargo, desesperados por aferrarse a cualquier esperanza de detener o desviar las investigaciones, accedieron a los ofrecimientos del autoproclamado gurú del manejo de la opinión pública en nuestro país. Juan Luis “el Corsario de la Pluma” Font, olió sangre y salió apresuradamente detrás de su presa: asustados funcionarios corruptos de un banco al que históricamente han agarrado de piñata. Fue de esa forma como, tal y como dimos a conocer recientemente sustentándonos en documentos reales y verídicos, directivos del Banco de los Trabajadores BANTRAB fueron chantajeados por Juan Luis Font.






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *