SENTIDO COMÚN.

WhatsApp Image 2017-09-17 at 8.24.23 AM

Más que sorpresa en los recientes acontecimientos, debería darles pena a los protagonistas que han iniciado un conveniente divisionismo entre guatemaltecos, no de derecha ni de izquierda, sino de personas que han sido víctimas de un intenso “cocowash” mediático por seudoperiodistas que más bien son sicarios de la libertad de pensamiento y que confunden el sebo con la manteca.

Lo de Jimmy Morales y el famoso bono de responsabilidad no es más que una versión de los múltiples bonos que reciben las gentes del Ministerio Público, incluyendo la casta Thelma Aldana que aprovechando la ignorancia severa que padecen nuestros paisanos en parte provocada por la artera y mañosa desaparición de las redes electrónicas de toda la información que hablaba muy mal de ella cuando iba en ascenso por la Corte Suprema de Justicia, y también aprovechando nuestra terrible falta de memoria histórica.

A Aldana le retorcieron el brazo para que no echara a perder los avances que tenía Claudia Paz y Paz en cuanto a joderle la vida a Otto Pérez Molina y compañía.   Iván Velásquez entró en una especie de idealización por los supuestos golpes a las mafias que operaban en el Estado y que han maniobrado desde siempre al margen de la ley y de los intereses públicos, pero ¿cuándo se verán condenas? ¿cuándo caerán aquellos que fueron los que iniciaron los tratos que Pérez Molina vino a cerrar?

El golpe de estado está más que claro y algunos no lo quieren ver, como era de esperarse pues siempre hay personas que creen en las farsas periodísticas y este es el momento que pedimos que impere el sentido común más que el afán de salirse victorioso en una situación que está provocando una terrible imagen de inestabilidad política, algo que resulta muy conveniente a los intereses espurios y desafortunados de aquellos que dicen estar a favor del combate de la corrupción.   Señores: ¿de qué combate están hablando?   El escenario que plantean señores Aldana y Velásquez está muy lejos de aquel donde son mártires de una causa que nació muerta, cuando los cobardes movimientos socialistas europeos y gringos comenzaron a meterle pisto a células antes insurgentes derrotadas, pensando que Guatemala sería suelo fértil para este tipo de experimentos sociales que han tratado de implantar sin éxito en otros lugares.

Enfrentar a los guatemaltecos de la forma que lo hacen es estúpido y peligroso.   Guatemala ya estuvo en un estéril conflicto armado que ustedes perdieron en las trincheras, pero que les dejó bolsillos llenos de dólares a los cabecillas, incluyendo la infame Sandra Torres.   Iván Velásquez tiene cuentas pendientes en su país y por eso se aferra a un jugoso sueldo de 150 mil dólares mensuales y a una posición de poder casi ilimitado, algo que en su país es inimaginable.   Aldana es una pieza de comodín que estuvo en el puesto y el momento del jaque a la odiosa ultraderecha que se representa por medio del ejército que pasa sus momentos más bajos en cuanto a credibilidad.   Lo que no dicen es que ese descrédito fue producto de unos acuerdos de paz que fueron compuestos a medida de intereses extranjeros.

Es cuestión de sentido común paisanos.   La situación actual no nos favorece en nada y los que están provocando los bochinches son gentes que han vivido siempre del conflicto y del choque, poniendo ellos las órdenes y los inocentes crédulos la sangre.   No sean cobardes y torpes.   No enfrenten a los paisanos para luego beneficiarse tal como se ha evidenciado con esa gente que sigue creyendo que hace dos años hubo una revolución, los que piensan que hubo movimientos auténticos como el MCN, que ya quedó en evidencia que no era más que la respuesta de un grupo de élite a una seria amenaza de perder el control del poder.

Los que provocaron el choque hace escasos días, son personas que han vivido de la teta del estado y de los aportes internacionales so pretexto de impulsar libertades de pensamiento que en nada han beneficiado a las grandes masas y por el contrario los tiene (a unos cuantos) viviendo con lujos que su capacidad intelectual y laboral no les permitiría en un mundo de libre empresa.   No es así como se cambia a un país; con enfrentamientos por causas inviables y necias.

Señor Iván Velásquez ENTIENDA, lárguese de Guatemala.   A usted lo hacemos responsable de la sangre que corra en nuestro país.   Dígale a sus lacayos que no hay necesidad de mártires sin causas reales y sobre todo colectivas.

Tampoco estamos en favor del Presidente Morales y menos del Legislativo, del cual siempre hemos solicitado su depuración y el establecimiento de una Asamblea Nacional Constituyente que construya nuevas bases de una Nación urgida de andamiaje jurídico sólido y que vele por los grandes intereses de los más de 16 millones de guatemaltecos.   Es cuestión de sentido común por el amor de Dios.

Ese sentido común que nos dice que lo mejor es replantear las estrategias para hacerse del poder y no por medio del derrocamiento sucesivo de figuras presidenciales, eso provoca que se ahuyente la inversión y el empleo.   Sentido común que dice que ni derecha ni de izquierda, solo queremos vivir en paz y con las reglas claras donde nadie sea más que nadie frente a la ley, menos un ente extranjero que fue creado para combatir la impunidad y no para hacerse del control total del país.






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *